Terapias artísticas: otra forma de sanar

Hay quienes piensan que la sociedad ha aceptado sin más que los medicamentos tradicionales sean la única solución a todas nuestras dolencias. Incluso en el caso de las de naturaleza psíquica. Sin embargo, no siempre se ha comprobado cuáles pueden ser los efectos de dichos medicamentos en el largo plazo. ¿Existen alternativas? ¿Debería ser revisado el actual modelo sanitario?

El famoso psicólogo francés Serge Ginger, fallecido a finales del año pasado, decía lo siguiente: “Ciertas psicoterapias son quimioterapias que se ignoran. Efectivamente, sus respectivas acciones suponen modificaciones neurofisiológicas y bioquímicas, rápidas y duraderas, con la gran ventaja de que son estrictamente personalizadas y dosificadas de forma espontánea por el organismo”.

La psicoterapia

Vayamos por partes. En primer lugar Ginger está haciendo referencia a las denominadas psicoterapias, de las que él mismo fue un entusiasta defensor. Pero, ¿qué es la psicoterapia? Nuestro diccionario la define de la siguiente manera: “Tratamiento de las enfermedades, especialmente de las nerviosas, por medio de la sugestión o persuasión o por otros procedimientos psíquicos”.Lo que Ginger está queriendo decir, en resumidas cuentas, es que algunos de esos tratamientos provocan que el propio cuerpo humano segregue sustancias sanadoras: personalizadas y dosificadas en la dosis exacta. Esto induce a pensar a otros muchos autores que el actual modelo sanitario debería ser revisado.

Pues bien, dentro del conjunto formado por las psicoterapias encontramos unas terapias bastante atractivas por su naturaleza: las artístico creativas. No son demasiado longevas, especialmente en España, pero llevan intentado hacerse un hueco en el mundo desde mediados del siglo XX. Como sucede con tantas otras cosas, Estados Unidosha sido el foco.

El psicólogo Luis Alberto Mateos, coordinador del libro Terapias Artístico Creativas, lo explica de una forma sencilla en la primera página de su obra. Estas disciplinas se basan en proporcionar salud a través del uso de lenguajes artísticos. ¿Y qué lenguajes artísticos existen? Cada uno ha dado lugar al florecimiento de una de estas terapias: musicoterapiaarte terapiadanza movimiento terapia, dramaterapia y psicodrama. También, aunque en menor medida, se utiliza la literatura como lenguaje terapéutico, dando lugar a la poesía terapia.

No estamos locos

Aunque la tendencia de la sociedad sea relacionar la psicoterapia con problemas psíquicos profundos, lo cierto es que con el tiempo esta creencia se ha ido desmitificando. No sólo van al psicólogo los locos. Y si bien estas terapias artístico creativas fueron destinadas en sus albores a personas con graves trastornos de la conducta, hoy también se emplean para tratar otro tipo de “males menores”, como casos de desarrollo personal.

Una de las grandes virtudes de este tipo de terapias es que los terapeutas que las imparten son personas específicamente preparadas y con un altísimo grado de sensibilidad. En estas disciplinas se experimentan, más aún si cabe que en otras, las emociones positivas. Los terapeutas del arte manejan al dedillo los conceptos de inteligencia emocional (que hace referencia a nuestra capacidad para controlar las propias emociones y las de los demás) y de empatía (que tiene que ver con la capacidad para ponerse en el lugar del otro y, desde ese punto, tenderle una mano para ayudarlo).

Hoy, estos profesionales tienen ante sí dos enormes retos: trabajar con una sonrisa imperturbable y difundir la seriedad de su desempeño.