MOOC: educación online gratuita para todos

Los MOOCs son cursos online masivos y abiertos ofrecidos mayoritariamente por universidades. Se valen de internet y de las nuevas tecnologías para ofrecer conocimiento indiscriminadamente a cualquier persona en cualquier lugar y totalmente gratis. A pesar de su gran proliferación en estos últimos años, su tasa de abandono puede llegar hasta el 90%, una debilidad en la que hay que seguir trabajando. España no se queda atrás en esta revolución de la educación, es líder de estos cursos en Europa y está entre los cinco países de todo el mundo con más estudiantes que siguen este tipo de formación.

MOOC, acrónimo en inglés de “Massive Online Open Course” que en español se corresponde con las siglas de su traducción literal “Curso Online Masivo y Abierto”, COMA. Es una modalidad de educación que da la posibilidad a todo el que lo desee, de aprender realizando cursos masivos, abiertos y gratuitos, ofrecidos principalmente por las universidades, pero también por otras organizaciones, a través de plataformas educativas en Internet. La filosofía es la liberación del conocimiento para que este llegue a un público más amplio.

El primer curso en línea que recibió el apelativo de MOOC no tuvo el mismo éxito que los MOOCs actuales, pero abrió el camino. Fue el curso sobre Conectivismo y Conocimiento Conectivo organizado en agosto de 2008 por la Universidad de Manitoba (Canadá). En este curso de 12 semanas de duración se inscribieron aproximadamente unos 2.300 estudiantes de diferentes partes del mundo. Desde entonces esta nueva modalidad educativa no ha parado de crecer, incluso The New York Times declaró el 2012 como “El año de los MOOCs”.

Los MOOCs ofrecen conocimiento, no títulos universitarios

Por el momento no se pueden conseguir certificaciones de éstos cursos con el mismo valor que los títulos convencionales otorgados por las universidades. Sin embargo, en el mundo actual en el que se están imponiendo valores como la experiencia, las capacidades y habilidades de las personas frente a la “titulitis”, no parece éste un escollo a salvar.

Para Ernesto García Montesano, fundador de la plataforma de e-learning Cursopedia.com, muchos de los cursos en formato MOOC tocan temas muy generalistas o todo lo contrario, muy específicos. «Te puedes encontrar un curso de programación básica y otro de programación en un lenguaje concreto mucho más específico. Hoy por hoy estamos muy lejos de poder hacer algo parecido a una carrera universitaria en formato MOOC, ya que sólo encontraríamos 3 o 4 asignaturas de la carrera completa. La única forma de hacerlo sería matriculandose en los programas online de las universidades «tradicionales». Pero estos distan mucho del formato MOOC, especialmente por el coste».

Según García Montesano, «las universidades ven los MOOCs como algo nuevo que puede, a largo plazo, provocar una disrupción en la industria de la educación. Por esto mismo, casi todas ellas están experimentando con este tipo de formatos, aunque hoy por hoy no les reporte ningún beneficio. Son conscientes de que el futuro pasa, al menos en parte, por el formato online y no quieren quedarse fuera del carro».

La tasa de abandono, la debilidad de la educación online

Las principales ventajas de los MOOCs son también su principal debilidad. El hecho de que los MOOCs sean gratuitos y puedan realizarse en cualquier momento y lugar es un importante factor de desmotivación que hace que muchos alumnos empiecen estos cursos, pero nunca lleguen a terminarlos, como quien se apunta al gimnasio pero no lo frecuenta. Así pues, las tasas de abandono pueden llegar hasta un 90%.

Para el fundador de Cursopedia.com, «Los MOOCs tendrán que evolucionar recuperando algunos factores de la educación tradicional. Es necesario que estos cursos sean más interactivos y dinámicos, y que los alumnos encuentren factores de motivación que les empujen a seguir y terminarlos correctamente. El empleo de técnicas de gamificación jugará un papel importante en el futuro éxito de los MOOCs».

España líder de MOOCs

Están surgiendo varias iniciativas en castellano para el sector de la educación hispanoparlante.

La mayor iniciativa de MOOCs en castellano es MiriadaX, que integra en su plataforma, con participación de Telefónica, Universia y CSEV, a cientos de universidades de más de una veintena de países de Latinoamérica. Además, algunas escuelas de negocios como el Instituto de Empresa han empezado a ofrecer estos cursos en Coursera, la mayor plataforma de MOOCs a nivel mundial. Incluso ya existe un buscador de cursos.

La plataforma Open Education Europa, portal de educación de la Comisión Europea, ha publicado datos interesantes sobre la participación de los países europeos en la creación de MOOCs. El potencial de Europa en la realización de MOOCs es impresionante, con multitud de instituciones volcadas en lo que sin duda será la educación del futuro, o al menos parte de ella. 458 MOOC europeos, de los cuales 168 (casi el 37%) son cursos españoles, seguidos de los 87 de Reino Unido (18,9%) y los 53 de Francia (11,6%)  y 47 de Alemania (10,2%). Muy lejos quedan las instituciones de Bélgica (aportan 7 MOOC), Italia (6 ) o Portugal (2), entre otros.

Si observamos la demanda, es decir el volumen de participación en la oferta mundial de MOOCs, volvemos a encontrar a España dentro de los cinco países con más estudiantes que siguen este tipo de formación, teniendo por delante a países como EEUU, Reino Unido, Canadá o Brasil.

Los MOOCs contribuyen significativamente en acercar la educación a personas y lugares donde antes parecía imposible, pero para García Montesano, «aún queda mucho camino por recorrer para una educación realmente democrática y accesible para todos».