La sostenibilidad de Madrid, en entredicho

Un informe que sitúa a Madrid como la más sostenible de las urbes españolas ha levantado cierta polémica, acrecentada por el hecho de que Vitoria es Capital Verde Europea este año. ¿Son fiables los ‘rankings’ de ciudades o responden únicamente a intereses políticos?

Dice un reciente informe titulado 25 Ciudades Españolas Sostenibles que de todas ellas Madrid es la más aventajada. Lo firma la tecnológica Siemens y lo ha verificado la gran auditora KPMG.

En el informe se han analizado 17 capitales de Comunidad Autónoma y ocho localidades que destacan por su volumen de población. La capital del país se ha llevado 1.000 puntos dejando atrás a Vitoria-Gasteiz (956), Bilbao (900) Barcelona (893), Pamplona (869), Logroño (828), Zaragoza (803), Málaga (767), Valladolid (757) y Palma de Mallorca (753).

Los motivos de la polémica

La polémica está servida. Es probable que sin apenas habernos metido en harina (y sobre todo si has residido algún tiempo en ella) ya te hayas formulado una pregunta: ¿Es en realidad Madrid la ciudad más sostenible?

Esta posición de liderazgo concedida por el informe a Madrid ha sido uno de los desencadenantes de las protestas contra el mismo. Entre otros detractores del trabajo de Siemens (que curiosamente parece imposible de encontrar por internet desde hace semanas) se encuentra Roberto Ruiz, presidente de la Asociación de Ciencias Ambientales. Ruiz aseguraba tras la publicación que elevar a la ciudad del oso y el madroño a la categoría de “más sostenible de España” es “un insulto a la razón”. Y añadía que parece que “estaba decidida la ciudad y se ha adaptado el estudio”.

El blogger Manu Fernández, en su blog Ciudades a Escala Humana, tacha a las conclusiones del informe de “contra-intuitivas” y arroja un pormenorizado e interesante alegato al respecto de todo esto: los rankings de ciudades son “un instrumento de relaciones públicas”. Por eso recomienda precaución.

Del otro lado, la que se muestra mucho más feliz por los resultados es Ana Botella, alcaldesa de la ciudad, quien al enterarse de la noticia señaló que “los criterios para salir de la crisis económica coinciden también con los criterios para ir a ciudades más sostenibles”.

En eso parece que sí hay acuerdo: la sostenibilidad ya es vista por muchos como una llave que abre la puerta de la prosperidad. Y más nos vale que las ciudades hagan todo lo posible por ser sostenibles, teniendo en cuenta que de aquí a 2050 el 84% de la población mundial vivirá en ellas, tal y como apuntó en su día Rosa García, presidenta de Siemens España.

El exitoso caso de Vitoria

Desde Siemens defienden que el cálculo de los indicadores se ha apoyado en datos públicos y que se solicitó la colaboración de los ayuntamientos para obtener cifras lo más actualizadas posible. Finalmente, Madrid quedó en cabeza por estar entre las primeras en categorías como las de emisiones de CO2, energía, movilidad y gestión de residuos. Málaga, Palma y Zaragoza lideran otros apartados.

Quizá, una de las notas más sangrantes de esta historia es que la segunda clasificada, Vitoria-Gasteiz, ha sido designada Capital Verde Europea en 2012. Y este premio, concedido por la Comisión Europea, parece gozar de otro tipo de reputación. Tanto que durante los próximos 17, 18, 19 y 20 de noviembre una delegación formada por representantes de 20 ciudades chinas se instalara en la ciudad vasca para tomar nota de las acciones medioambientales de éxito.