Internet: Las redes sociales y la cibercensura

La eterna lucha entre la sociedad civil y los gobiernos por la democracia y la información libre ha cambiado de plataforma. Ahora es en Internet donde se libra la batalla por la libertad de expresión.

Históricamente, los medios de comunicación de masas han sido la única herramienta con la que contaba la población para informarse sobre la actualidad. Desafortunadamente, como explica este artículo, éstos terminaron siendo instrumentalizados por corporaciones y esferas políticas, propiciando que la información que recibimos esté habitualmente sesgada y manipulada con el fin de defender ciertos intereses y moldear la opinión pública.

El poder de la red

Gracias a la tecnología, un rayo de esperanza, apareció para aquellos ciudadanos que abogan por la información veraz, imparcial y la libertad de expresión: Internet.

Informativamente, la red es una plataforma donde la gente puede consultar fuentes no alineadas con la información oficialista y su política editorial de establecer aquello que debe ser noticia y aquello que quedará ocultado ante los ojos de los ciudadanos.

Es más, durante los últimos años el florecimiento de redes sociales como Twitter, Facebook, Youtube o blogs, han permitido a los ciudadanos de todo el mundo intercambiar información sin importar la localización geográfica.

Con la ayuda de la tecnología la sociedad civil jugó un papel fundamental en la Primavera Árabe gracias a la captación y difusión de videos con sus teléfonos móviles y a las movilizaciones masivas de población a través de las redes sociales.

El periodismo ciudadano ha ganado terreno al periodismo tradicional. Alejado de los intereses comerciales, ideológicos y corporativos, las principales ventajas de esta fórmula son la velocidad de difusión, la veracidad de la información y la capacidad de penetración en zonas donde los medios de comunicación no llegan, bien por dificultad de acceso o por bloqueo oficial.

La cibercensura existe

Lamentablemente, ante el panorama de un creciente poder mediático de la sociedad civil gracias a Internet, los gobiernos han comenzado, una vez más, a tomar medidas que salvaguarden sus intereses.

Reporteros Sin Fronteras publica anualmente un informe sobre los enemigos de internet, aquellos países donde la cibercensura es evidente; acceso restringido a determinados sitios web y redes sociales, penalización de comentarios en foros y otros grupos de discusión o multas y sanciones (incluso encarcelamiento) a aquellos que publican determinado material online, de gran valor informativo pero comprometedor para las elites o determinados grupos de interés.

No es casualidad, por tanto, que en los primeros lugares de la lista de los principales enemigos de Internetaparezcan países con un amplio legado en violación de los Derechos Humanos y represión a las minorías y a la oposición: Irán, China, Cuba, Corea del Norte, algunas de las repúblicas de Asia Central o Arabia Saudita, entre otros.

La libertad de expresión es un derecho universal que debería ser respetado por todos los gobiernos del mundo. Gracias a la tecnología, personas y grupos sociales que tradicionalmente no han tenido voz en los medios de comunicación han podido, al fin, expresar sus ideas, lamentos, críticas y dejar patente su modo de vida y los abusos a los que son continuamente sometidos. Todos somos ahora conscientes, en mayor o menor medida, del sufrimiento de grupos étnicos, mujeres, refugiados, presos políticos y demás víctimas de gobiernos represivos e intolerantes.

Por ello, la sociedad civil de todo el mundo tenemos que hacer oír nuestra voz para que, precisamente, el vehículo más rápido y efectivo que tenemos para ello no caiga en manos de la política y los intereses económicos como anteriormente ocurrió con los demás medios de comunicación.