El Día Mundial de la Población 2013 dedicado al embarazo adolescente

19 de cada 100 chicas menores de 18 años dan a luz en países en desarrollo. Tres de las mismas no llegan a los 15 años de edad. El objetivo del Día Mundial de la Población en su edición de 2013 es sensibilizar sobre los problemas que conlleva el embarazo adolescente. El fin es asegurar que todos los embarazos sean deseados, todos los nacimientos seguros y que todos los niños puedan desarrollar su potencial.

El rápido crecimiento demográfico fue el porqué de la institución del Día Mundial de la Población. Se trata de una fecha para prestar más atención a los problemas demográficos, a los derechos humanos y al desarrollo sostenible. Su germen se remonta al 11 de julio de 1987 cuando se celebró el Día de los Cinco mil millones. Dos años después, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) fijó la celebración de esta efeméride cada 11 de julio.

En la actualidad la cifra de personas que vivimos en el planeta sobrepasa los 7 mil millones y sigue creciendo. Muchos de los habitantes de la Tierra viven en la pobreza, el hambre y la enfermedad. Por eso es fundamental atajar los problemas que provocan el aumento de la demografía para tener un mundo más justo y seguro para todos.

El Día Mundial de la Población 2013 trata el embarazo adolescente

El Día Mundial de la Población reafirma el derecho de las personas a planificar sus familias.

Los jóvenes y ciudadanos en general debemos informarnos mejor sobre la salud reproductiva para poder planificar bien nuestras familias. Con esto se busca que los niños y jóvenes tengan mejores oportunidades de desarrollarse sin las barreras que impone la pobreza. Además, se persigue la mejora de la salud de las madres e hijos y lograr una mayor equidad de género.

Cada año el Fondo de Población para las Naciones Unidas (UNFPA) lanza un tema para desarrollar en las actividades del Día Mundial de la Población. Los últimos tres temas han sido: Que lo tomen en cuenta: Diga lo que necesita (2010)Somos 7 mil millones (2011) y Acceso Universal a Servicios de Salud Reproductiva (2012). En cuanto a la planificación familiar y la salud reproductiva, la temática de 2013 va aún más allá. Esta edición trata El embarazo en la adolescencia que pone en peligro los derechos, la salud, la educación y el potencial de demasiadas niñas adolescentes, privándolas de un futuro mejor.

Según informa el UNFPA, 19 de cada 100 chicas menores de 18 años dan a luz en países en desarrollo. Tres de las mismas no llegan a los 15 años de edad. Unas 16 millones de chicas menores de 18 años dan a luz cada año. Otras 3,2 millones se someten a abortos en condiciones inseguras. La gran mayoría -cerca del 90%- de las adolescentes embarazadas de los países en desarrollo están casadas. Para muchas el embarazo no es una decisión, sino consecuencia de la discriminación, de la violación de sus derechos (incluido el matrimonio infantil), el resultado de una educación inadecuada o de la coerción sexual.

El embarazo adolescente en Chile y países en vías de desarrollo

Parece premonitorio que el tema que haya elegido el UNFPA para El Día Mundial de la Población en 2013 haya sido el embarazo adolescente. Precisamente cuando salta a la palestra el caso de una niña de 11 años embarazada en Chile y que ha destapado casos similares en el país latinoamericano.

Según el Ministerio de Salud de Chile (MINSAL) en su informe Situación actual del  embarazo adolescente en Chile(mayo 2013), la media de la edad de iniciación de la actividad sexual ha bajado en Chile a 16,4 años en los hombres y 17,1 años en las mujeres. Además observa diferencias sutiles por nivel socioeconómico en esta variable, los segmentos más acomodados inician su actividad sexual algo más tarde.

El MINSAL coincide con el UNFPA en que «El embarazo adolescente, se vincula a múltiples determinantes sociales, entre las que se encuentran bajo nivel socioeconómico, bajo nivel de escolaridad, ausencia de proyecto de vida, así como también se le ha relacionado con inequidades en el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva».

El embarazo adolescente no es algo exclusivo de Chile, sino que lamentablemente es un problema común en la mayoría de países en desarrollo y es imperante llevar a cabo acciones para solucionarlo.

Medidas para minimizar el embarazo adolescente

En el mensaje por el Día Mundial de la Población 2013 del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon manifiesta que «si dedicamos atención y recursos a la educación, la salud y el bienestar de las adolescentes, éstas se transformarán en una fuerza aún más poderosa para el cambio positivo de la sociedad, que tendrá efectos en las generaciones venideras».

Por su parte, el Dr. Babatunde Osotimehin, en su mensaje como Director Ejecutivo del UNFPA por el Día Mundial de la Población 2013, manifiesta que «podemos cambiar esto y debemos hacerlo». Y en la línea de buscar ese cambio están algunas medidas que este organismo internacional estima necesarias para conseguirlo:

  • 1. Ampliar el acceso a la información y a los servicios de salud reproductiva y salud sexual para los jóvenes, especialmente las jóvenes adolescentes más pobres y vulnerables.
  • 2. Ampliar la educación integral sobre sexualidad dentro y fuera de las escuelas.
  • 3. Eliminar el matrimonio en la infancia.
  • 4. Cuestionar las leyes y políticas restrictivas que limitan el acceso de las niñas a los servicios, entre ellas, las leyes que estipulan que la niña debe contar con un permiso por escrito del padre, la madre o el esposo, para tener acceso a los anticonceptivos.

Beneficios de minimizar el embarazo adolescente

Así pues, el UNFPA prevé unos beneficios si sus acciones se llevan a cabo con éxito:

  • 1. Se contribuye a proteger los derechos de los adolescentes.
  • 2. Se previene que las niñas adolescentes tengan demasiados hijos en una etapa demasiado temprana de sus vidas.
  • 3. Se reducen sustancialmente las tasas de crecimiento de la población.
  • 4. Cuando la procreación ocurre en etapas de la vida posteriores a los veinte años, se beneficia la salud de los lactantes.
  • 5. Las inversiones en las niñas adolescentes contribuyen a dar respuesta a otros problemas mundiales de gran magnitud. Entre ellos, la inseguridad económica, la urbanización y migración aceleradas, el SIDA, y las crisis humanitarias, cada vez más frecuentes y graves.

Más información:
Informe de UNFPA sobre Satisfacción de las necesidades de las adolescentes en materia de salud sexual y reproductiva