Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza 2012

Día a día las personas que viven en la extrema pobreza deben luchar por conseguir comida, vivienda y acceso a los servicios básicos. Soportan condiciones de trabajo peligrosas y viven en circunstancias precarias e inseguras. Hoy se celebra el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza con un llamamiento para terminar con la violencia que supone la miseria.

El 22 de diciembre de 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró mediante la resolución 47/196, el 17 de octubre Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza e invitó a todos los Estados a que dediquen el Día a presentar y promover actividades relacionadas con la erradicación de la pobreza.

En la Cumbre del Milenio, los jefes de estado y de gobierno, se comprometieron a reducir a la mitad, hasta el año 2015, el porcentaje de las personas que viven en la indigencia, cuyos ingresos sean inferiores a 1 dólar por día. Pero a pesar de los numerosos esfuerzos, aún queda mucho por hacer.

La violencia de la pobreza extrema

Según datos de la ONU, 870 millones de personas padecen hambre en el mundo, 60 millones niños no van a la escuela, 600 millones carecen de acceso a agua potable, y 2000 millones de personas no gozan de servicios sanitarios adecuados.

En la declaración de principios de la celebración de este día se afirma que la extrema pobreza perpetúa un círculo de violencia y discriminación que amenaza los derechos humanos de las mujeres y los niños. Destruye la vida y el espíritu de las personas y mata a más niños, jóvenes y adultos que cualquier guerra.

El tema de este año es: “Terminando con la violencia de la pobreza extrema: promoviendo el empoderamiento y construyendo la paz”. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, en su mensaje para este día, afirma que : «La pobreza generalizada, que ha persistido por demasiado tiempo, está vinculada a los disturbios sociales y a las amenazas a la paz y la seguridad. En este Día Internacional, hagamos una inversión en nuestro futuro común ayudando a las personas a superar la pobreza para que puedan, a su vez, ayudar a transformar nuestro mundo».