¡Ha nacido Melior!

Hoy, por fin, después de mucho tiempo y esfuerzo, nuestro proyecto ve la luz.

Estamos contentos porque la criatura ha nacido fuerte y sana, y además es guapa. O a nosotros, los padres, nos lo parece. Pero también sentimos una gran responsabilidad, porque sabemos que esto es sólo el principio y nos queda mucho camino por recorrer.

Y es que Melior nace con el único propósito de hacer de este mundo un lugar mejor (del latín melior) dónde vivir. Ahí es nada. Es una tarea que parece no tener fin, es cierto. Pero no se nos ocurre otra más noble y queremos aportar nuestro granito de arena. Eso sí, vamos a hacerlo de forma distinta, con un enfoque totalmente nuevo. Este es, en síntesis, el adn de Melior:

Visión sistémica: pensamos que los grandes retos de nuestro tiempo están interconectados y no pueden tratarse de forma separada. Por eso abordamos en su conjunto ámbitos como el desarrollo humano, la economía, la política y la ecología.

Principios, valores y habilidades: la transformación del mundo requiere una base sólida en materia de principios y valores (como la solidaridad, el optimismo o la cooperación), y habilidades (como la empatía o la gestión emocional). Se habla poco de estos temas pero son la piedra angular del cambio.

Actitud positiva: no queremos lamentarnos de “lo mal que van las cosas”, sino proponer soluciones y formas de acelerar el cambio. De hecho, somos conscientes de que el mundo va mejorando, pero debe hacerlo a un ritmo razonable.

Participación e innovación: creemos en el poder de internet, y de las redes en general. Por eso la cooperación y el crowdsourcing son fundamentales en este proyecto, junto con la búsqueda continua de nuevas fórmulas para que nuestro trabajo sea más efectivo.

Por último, queremos dar las gracias a todas las personas que quieren transformar el mundo y que, de una forma u otra, nos han ayudado a que Melior eche a andar.