¿Y por qué un Día Mundial de la Población?

Nuestro planeta arroja cifras impresionantes. Una de las más llamativas se corresponde con el número de personas que lo habitamos. Mañana 11 de julio se conmemora el Día Mundial de la Población, una fecha que desde su germen en 1987 persigue que se preste más atención a los problemas demográficos, a los derechos humanos y al desarrollo sostenible.

En aquella ocasión se celebraba el Día de los 5 mil millones. Pasados dos años, en junio de 1989, el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo propuso que todos los 11 de julio tuvieran el mismo nombre: Día Mundial de la Población.

Cada año es diferente

Lo curioso del caso es que, si bien la fecha se mantiene invariable con el paso del tiempo, el número de hombres, mujeres y niños que viven en la Tierra aumenta insaciablemente. Cada año la situación es nueva por completo. En octubre de 1999 ya éramos 6 mil millones y hace apenas medio año, en octubre de 2011, nació el habitante número 7.000 millones.

“Vivimos en un mundo de terribles contradicciones en el que sobran alimentos pero mil millones de personas pasan hambre”, explicaba entonces Ban Ki-Moon, secretario general de la ONU. “Se gastan miles de millones de dólares en armas para matar gente en lugar de gastarlos en su protección. ¿En qué clase de mundo ha nacido el bebé número 7.000 millones?”.

La población mundial a lo largo del siglo XX ha aumentado a un ritmo aproximado de 80 millones de habitantes por año. Hoy viven en el mundo 893 millones de personas mayores de 60 años y las personas menores de 25 constituyen ya el 43% de la población. Las paradojas son constantes: en los países más pobres las altas tasas de fecundidad perjudican el desarrollo y perpetúan la pobreza. En los más ricos, la tasa de fecundidad es tan baja que genera inquietud acerca del crecimiento económico.

Un fenómeno “nuevo”

Pero el boom demográfico es un fenómeno relativamente novedoso. En Naciones Unidas explican que hace unos 2.000 años la población rondaba los 300 millones de personas y que fueron necesarios 1.600 años para que la cifra se duplicara. No fue hasta 1950 cuando, a raíz de la reducción de la mortalidad en las regiones más desfavorecidas, todo comenzó.

Por si fuera poco, en algunas regiones del planeta el crecimiento de la población es especialmente vertiginoso. Según las proyecciones de la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas, en 2025 India, con 1.460 millones de habitantes, superará la cantidad de personas residentes en China, con 1.390.

El Día Mundial de la Población no persigue otro objetivo que el de trabajar en la resolución de los problemas que genera la demografía: contaminación ambiental, escasez de recursos naturales tan básicos como el agua potable… Este día es, en realidad, una llamada de atención. Cada año, el Día de la Población tiene un tema central: los jóvenes y las mujeres han sido especialmente tenidos en cuenta a lo largo de todos estos años.

Un organismo, UNFPA (Fondo de Población para las Naciones Unidas), se encarga del diálogo y la cooperación con ONG, sociedad civil, dirigentes religiosos y todo tipo de instituciones.
Aquí os dejamos un link por si queréis seguir indagando en las cifras del desarrollo de la humanidad: http://www.un.org/es/development/progareas/population.shtml