STARTUP PIRATES – Una escuela de emprendedores poco común

El emprendimiento está a la orden del día. En estos tiempos revueltos, existe un consenso general en que fomentar el autoempleo y las nuevas iniciativas que generen innovación, puestos de trabajo y resulevan retos de la sociedad es más que deseable. Pero ¿cómo fomentar una nueva cantera de emprendedores sociales?

Startup Pirates pretende dar a esta pregunta una respuesta poco común. Esta iniciativa sin ánimo de lucro nació en Lisboa en el 2011 de la mano de jóvenes universitarios interesados en potenciar la capacidad de las personas emprendedoras para llevar a cabo sus ideas. ¿Cómo? Dotándolas de herramientas y criterio para que de forma autónoma puedan validarlas y estructurar el plan de negocio que les abra las puertas de la financiación.

El nombre del programa se inspira en la frase de Steve Jobs “Why join the navy if you can be a pirate?” (¿Por qué unirte a la marina si puedes ser un pirata?). En efecto el programa hace hincapié en el espíritu rebelde que necesita todo emprendedor para salir en busca de oportunidades. Aunque aporta formación y mentoring como muchos otros, se basa en la creencia de que para emprender lo primero son las ganas, el espíritu de equipo, y un empujoncito que permita catalizar esa ilusión hacia un proyecto concreto.

Desde su lanzamiento, Startup Pirates se está expandiendo por toda Europa de forma viral y pronto cruzará fronteras hacia Estados Unidos, Latinoamérica y Asia. Durante 8 días, 30 piratas se reúnen en una ciudad, presentan sus ideas, seleccionan ellos mismos las mejores y forman equipos para desarrollarlas en tan solo una semana, tras la cual presentan sus proyectos a un tribunal de expertos e inversores que las evalúa y reparte los premios.

Laura Lorenzo, una “pirata” participante en el último Startup Pirates de Lisboa el pasado septiembre, nos cuenta cómo lo vivió: “Mi experiencia personal no puede ser más satisfactoria. La intensidad del trabajo en equipo para crear un plan de negocio en ocho días a presentar a posibles inversores, la calidad de los contenidos reflejados por los diferentes ponentes, el impresionante feedback que proporcionan los mentores, los momentos de relajación mental tan necesarios para continuar adelante y, sobretodo, la implicación de la “tripulación” para que no pensemos en nada más que en vivir la experiencia y trabajar a tope, junto con la convivencia con el resto de piratas, definitivamente, hacen de esta experiencia mucho más que un programa para ser mejor emprendedor. Es una experiencia vital que literalmente ha cambiado el rumbo de mi vida y que recomiendo a toda persona que se sienta pirata.”

Startup Pirates celebró su primera edición en España el pasado mes de septiembre en Zaragoza. Ahora llega a Barcelona de la mano de Anoderwold, y por primera vez, con un foco en el emprendimiento social.  Durante 8 días, 30 piratas con ganas de hacer un mundo mejor desde ideas de empresa sostenibles se reunirán en Barcelona para dar forma a estas ideas y presentarlas ante un tribunal que juzgará su potencial y ofrecerá a las mejores ideas el apoyo necesario para arrancar. Las inscripciones ya están abiertas en http://barcelona.startuppirates.org