¿Qué son las “eco-patentes”?

Muchas empresas han empezado a liberar sus patentes para que puedan ser utilizadas sin coste alguno. Al igual que la licencia Creative Commons, que permite la reutilización de una obra por terceras personas bajo una serie de condiciones específicas, desde el 2008 existen las “Eco-Patents Commons”.  Se trata de “patentes de uso gratuito” al servicio del medio ambiente.

En enero de 2008 el Consejo Empresarial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD por sus siglas en inglés), con sede en Ginebra, lanzó conjuntamente con IBM, Nokia, Sony y Pitney Bowes  una iniciativa conocida como Eco-Patents Commons, cuya finalidad es compartir la tecnología de forma libre y gratuita.

Compartiendo innovaciones y soluciones

El WBCSD tiene por objetivo animar  a las empresas a que donen aquellas patentes en su poder que, aunque no sean de vital importancia para sus actividades, sí representen un beneficio para el medio ambiente y la sociedad en general.

La conservación de la energía o una mejor eficiencia en el consumo energético, la prevención de la contaminación, el uso de materiales o sustancias ecológicas y el incremento de las posibilidades de reciclado, son algunas de las ventajas medioambientales que se pretenden conseguir con el uso de las Eco-patentes libres.

Las patentes donadas son publicadas en la Web del WBCSD y quedan de esta manera disponibles al público de manera gratuita. Es decir libres del pago de royalties.

El WBCSD y las empresas fundadoras están invitando a otras empresas interesadas a incorporarse como miembros y participar de esta iniciativa dirigida a fomentar la innovación y  la colaboración para ayudar a proteger el planeta.

Se trata del primer esfuerzo conjunto y organizado para acabar con las restricciones sobre el uso de patentes. Con esta aportación, dichas empresas liberan parte de sus Eco-patentes y renuncian al derecho de ejercer acciones legales para impedir la explotación de esas invenciones por terceros.

Algunos ejemplos

Entre las patentes que fueron donadas en un principio cabe destacar la de un material de embalaje protector y reciclable para componentes electrónicos, de IBM, y la de Nokia para reciclar teléfonos móviles convirtiéndolos en  calculadoras y asistentes personales digitales como por ejemplo los PDA.

Xerox ha cedido una patente que reduce perceptiblemente el coste de eliminar los residuos peligrosos del agua y del suelo. Una tecnología desarrollada por la empresa DuPont, convierte algunos plásticos no-reciclables en fertilizante ecológico. Una de las patentes que ha cedido Bosch convierte el calor residual de los vehículos en energía útil que ayuda a la reducción del consumo de combustible y de emisiones de CO2.

Estos son sólo algunos ejemplos de patentes ecológicas que ya están disponibles para todas aquellas empresas o investigadores que quieran hacer usos de ellas. A día de hoy  la base de datos de Eco-Patents Commons cuenta con más de 100 patentes cedidas de forma gratuita por las empresas.