Nativos digitales sí, huérfanos digitales no

Las nuevas tecnologías han llegado a nuestras vidas y a las de las nuevas generaciones para quedarse y es absurdo darles la espalda. No podemos delegar en ellas la labor de padres y educadores y abandonar a nuestros hijos a su suerte digital, debemos acompañarlos en el aprendizaje tecnológico. Es importante que los niños aprendan a interactuar con los nuevos dispositivos de una forma sana y segura.

Muchos son los defensores y los detractores de las nuevas tecnologías, sin embargo no son malas o buenas. Como todo, depende del uso que se les dé. En cualquier caso, la era de las nuevas generaciones es la era tecnológica y deben aprender a vivir de acuerdo al nuevo entorno.

El mundo tecnológico no es algo malo de lo que debamos proteger a nuestros hijos. Pues internet puede mejorar la vida de las personas y por tanto la de nuestros hijos también. Lo importante es conocer su funcionamiento y normas y ¿quién mejor que nosotros para introducir a nuestros hijos en este mundo? Así, podremos orientarlos sobre cuál es su mejor uso. Para eso debemos conocer las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales con su funcionamiento y normas. Si les damos la espalda no podremos proteger a nuestros hijos ni enseñarles cómo se deben utilizar. Eso sí, lo harán por su cuenta si nosotros no les ayudamos en estos primeros pasos.

Ya lo decía Francisco Muñoz García-Vaso, Presidente de la Asociación de Abuelos de España (ABUESPA) en la entrevista que concedió a Melior.is: «Ningún abuelo puede esperar hoy que un nieto le envíe una postal». Muñoz García-Vaso asume que el mundo de sus nietos es el mundo tecnológico y que para que los nietos hagan caso, hay que demostrar que los abuelos no están obsoletos y que se manejan como cualquier persona en los tiempos modernos.

Los dispositivos tecnológicos no son niñeras

Cada vez más se usan los dispositivos móviles y tablets para que los niños jueguen y “estén entretenidos” con ellos. Son juegos interactivos que atraen mucho a los más pequeños. Proliferan las aplicaciones gratuitas y los grandes fabricantes de juguetes no quieren quedarse atrás por lo que ya hay tablets exclusivas para niños con distintas aplicaciones no sólo gratuitas sino también de pago. Incluso hay marcas que han creado productos para que los más pequeños puedan usar los teléfonos y tablets de adultos dentro de los juguetes pensados para la primera infancia.

En Japón, país tecnológico por excelencia, la Asociación Japonesa de Pediatría ha iniciado una campaña para restringir el uso prolongado de los teléfonos inteligentes (smartphones) y tablets a modo de juguetes para bebés y niños pequeños, por suponer un riesgo para su desarrollo.

Bajo el título «No permitas que los smartphones sean una niñera de tus hijos», los pediatras advierten de que el uso prolongado de las pantallas genera niños más pasivos y que la ausencia de contacto físico con otras personas provoca falta de interacción y merma el desarrollo saludable de los sentidos de los pequeños.

Los niños tienen que vivir en un mundo real y no virtual
Es llamativo el vídeo en el que una niña de muy corta edad presenta dificultades para comprender una revista tras usar iPad. Aunque las imágenes pueden resultar tiernas, espontáneas y muy graciosas, que los niños desconecten de su entorno y los objetos cotidianos que les rodean es algo que no nos podemos permitir.

Es importante no crear un mundo virtual paralelo que nuestros hijos lleguen a preferir al real. Pues podrían llegar a refugiarse en este mundo virtual y convertirse así en personas solitarias entre la multitud de la era de la comunicación.

Debemos aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías como entretenimiento, diversión y complemento educativo. En la red hay multitud de recursos tecnológicos al alcance. Una buena guía puede ser el blog Generación Apps, cuyo contenido trata exclusivamente de aplicaciones infantiles. Pero tenemos que ser conscientes de que las nuevas tecnologías son herramientas educativas complementarias, no sustitutivas.

Cómo prevenir que nuestros hijos sean huérfanos digitales

En la web Pantallas Amigas hay abundantes recursos disponibles para ayudarnos a tener un uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías en la infancia y la adolescencia. Además, teniendo en cuenta que el uso de los dispositivos tecnológicos cada vez ocurre a edades más tempranas, el asesoramiento sobre el uso de internet y las nuevas tecnologías debería ser parte de las clases prenatales.

Este decálogo puede servirnos de guía sobre las normas básicas que tenemos que cuidar para que nuestros hijos tengan un contacto saludable y satisfactorio con las nuevas tecnologías:

1. Aumentar la seguridad y privacidad de los equipos familiares.

2. Asegurarnos de que los niños no usan su nombre completo.

3. Prevenir a los niños de no revelar sus contraseñas.

4. Tener cuidado con los detalles que aparecen en las fotografías.

5. Hablar a los niños del ciberacoso. En el canal de YouTube de Pantallas Amigas disponemos de vídeos para ver con nuestros hijos que ejemplifican muy bien en qué consisten las distintas formas del ciberacoso.

6. Enseñar a los niños que nunca deben encontrarse con personas que sólo conozcan por Internet.

7. Dialogar con los hijos de las propias experiencias online.

8. Supervisar los sitios web que visitan nuestros hijos.

9. Asegurarnos de que respetan los límites de edad de los sitios que visitan.

10. Limitar el horario y el tipo de uso que los niños le dan a los dispositivos tecnológicos. Encontrar el equilibrio entre horas delante de la pantalla y horas haciendo otro tipo de actividades estimulantes, como por ejemplo actividades manuales o actividades al aire libre, pues los niños necesitan naturaleza. Para que no lleguen así a los límites de una niña de cuatro años que acaba en terapia para tratar su adicción al iPad. Jugaba unas cuatro horas al día, una cantidad de tiempo disparatada si se tiene en cuenta que la mayoría de menores de esa edad están despiertos aproximadamente diez horas, lo que supone casi la mitad de su tiempo.