Los españoles piden “Conciliación Real Ya”

La plataforma digital Conciliación Real Ya (CRYA), ha publicado un estudio en el que la inmensa mayoría de los españoles (89%), ve la conciliación mal o muy mal, cree que la baja por maternidad y paternidad es insuficiente (92%) y piensa que tanto la madre como el padre deberían contar con más tiempo para criar a sus hijos (78%).

CRYA surge con el artículo «Un nudo en el estómago» en el que una mamá bloguera contaba su desdicha al separarse todos los días de su hija para ir a trabajar. Esta madre invocaba la fuerza de las redes sociales para unirse en una lucha por mejorar la conciliación. La respuesta en la red no se hizo esperar y unas 1000 personas que se identificaron con su historia se movilizaron a través de Facebook y Twitter. Comenzaron  a organizarse y crearon la plataforma conciliacionrealya.org para trabajar en encajar las piezas de familia y trabajo en el puzzle.

Medio centenar de personas colaboran activamente en los grupos de trabajo, y entre la web conciliacionrealya.org, el blog y los perfiles de Facebook y Twitter, el movimiento reúne actualmente a cerca de 3.500 seguidores, aunque las adhesiones son constantes. Además, CRYA ha hecho una encuesta en la que han participado más de mil personas, sobre todo mujeres entre 26 y 50 años, precisamente el grupo de personas en edad de tener o criar a sus hijos. En este estudio, la conciliación en España sale muy mal parada, con una visión muy negativa de la misma por la inmensa mayoría de los participantes (89%).

Las medidas de conciliación son pocas y no se cumplen

El sondeo de Conciliación Real Ya revela que las medidas de conciliación son pocas e insuficientes. Si nos fijamos en los casos que vemos a nuestro alrededor y en la prensa, podemos constatar que además es difícil aplicar las que existen.

Recientemente, un funcionario de prisiones y padre de mellizos ha conseguido finalmente disfrutar del permiso de lactancia aunque su mujer no trabaje. Previamente, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas había denegado el permiso al considerar que no tenía derecho al mismo porque su mujer no trabajaba. El funcionario recurrió esta resolución al entender que era «sexista y discriminatoria».

No ha tenido tanta suerte una madre que denunció la violación de su derecho a la jornada reducida y a la que diez años después el Tribunal Europeo de Derechos Humanos le ha dado la razón. El Estado español, como responsable último, está obligado a pagar una indemnización, puesto que la empleada ya no puede disfrutar de la jornada reducida al haber cumplido su hijo la edad límite cubierta por ese derecho.

Medidas de conciliación deseadas en tiempos de crisis

Un número creciente de padres y madres quieren medidas encaminadas a poder criar personalmente a sus hijos en los primeros meses de vida, mediante cambios legislativos que así les permitan compaginar un trabajo profesional con la maternidad o paternidad. Lo que demandan es flexibilización de horarios laborales, teletrabajo o excedencias y no tanto recursos de apoyo como la construcción de guarderías que por la baja natalidad serán insostenibles en los próximos años.

El 84% de los encuestados por CRYA asegura que tendría un hijo si hubiera más ayuda legislativa o económica. Un 93% pide coordinación entre los horarios laborales y las jornadas escolares, ampliación de la baja maternal (92%) y que tanto la madre como el padre tengan más tiempo para la crianza (78%). En definitiva, los padres piden estar con sus hijos.

Desde la plataforma consideran que el actual momento de crisis económica no es un impedimento para la conciliación, sino una oportunidad de optimizar los recursos económicos que el estado invierte para el cuidado de nuestros hijos y convertirlos en nuevas opciones más favorables para las familias.

Conciliar no es solo cosa de mujeres

David Lay, padre bloguero y portavoz de Conciliación Real Ya, explica que el objetivo es lograr el equilibrio que los ciudadanos necesitamos con soluciones factibles que se puedan llevar a la práctica. Asimismo, en la plataforma creen que es necesario un cambio en la mentalidad colectiva de la sociedad y se proponen ser el motor que lo impulse.

Lay cuenta que  desde el primer momento que descubrió CRYA quiso ser parte importante del grupo, ya que «nosotros también queremos conciliar, queremos pasar tiempo con nuestra familia y, en definitiva, estar con nuestros hijos». Reconoce que aún quedan resquicios de aquella sociedad machista de antaño donde el hombre «solo» debía trabajar y trabajar infinidad de horas y llevar el dinero a casa y la mujer era responsable del cuidado de los hijos. Pero pronostica que, por suerte, poco a poco esto va cambiando y gracias a ello se está empezando a crear una «pre-revolución paternal» donde «los papás queremos ser parte activa de la conciliación».

En el resto de Europa también hay que mejorar en conciliación

Y en este mundo de contrastes, mientras que en España la dificultad radica en que se pueda disfrutar de permisos más generosos para ocuparse de los hijos, en Alemania las madres que rápidamente quieren incorporarse al trabajo después de tener hijos no son socialmente aceptadas. Son las llamadas “Rabenmütter”, traducido literalmente “madres cuervo” e interpretado “malas madres”. Así queda claro que el concepto de conciliación e igualdad no es una asignatura pendiente sólo en España, sino que aún es una materia a mejorar en otros países europeos también.