La primera escuela española al aire libre

En la sierra de Madrid ya se ha abierto el plazo de preinscripciones para que los niños estudien al aire libre. Se trata de la primera Bosquescuela en España. Un modelo educativo, dirigido a alumnos de segundo ciclo de Educación Infantil, en el que se aprende experimentando en plena naturaleza en lugar de en clases cerradas mirando a la pizarra. El proyecto, homologado por la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid, está además respaldado por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

Aunque el concepto de niños aprendiendo en medio de la naturaleza parezca algo muy novedoso y moderno, en realidad se basa en una rica herencia de aprendizaje al aire libre que se remonta al menos al siglo XX. Durante la década de 1970 y 80 hubo un crecimiento de los modelos educativos «alternativos» en el centro y norte de Europa. Los filósofos, los naturalistas y los educadores fueron la inspiración para los primeros centros de educación al aire libre en Europa. En Alemania existen ya más de 1000 escuelas infantiles al aire libre.

La primera Bosquescuela en España surge en un momento con necesidad de retomar conceptos básicos y esenciales para el desarrollo y bienestar de los niños. Philip Bruchner, educador infantil con más de diez años de experiencia en la educación al aire libre, se propone traer este modelo a España. La Fundación Félix Rodríguez de la Fuente enseguida ve una especial conexión con los proyectos educativos y ambientales que desarrolla y con la labor realizada ya por Félix Rodríguez de la Fuente. Así, surge una propuesta de estrecha colaboración y apoyo institucional al desarrollo del proyecto.

La primera Bosquescuela española está en la sierra de Madrid

La elección de la ubicación para la primera Bosquescuela en España ha sido una de las fases más delicadas del proyecto por varios motivos. Primero, poder disponer de un entorno ideal en la Sierra de Madrid para el desarrollo de la metodología, concretamente en la Dehesa Boyal de Cerceda. Segundo, el amplio apoyo y colaboración encontrado por parte de su Ayuntamiento que ha facilitado enormemente los trámites. Y tercero, por ser un entorno con una gran población joven con niños y niñas que pueden acudir al centro y estar situado a una distancia “no excesivamente larga” de la ciudad de Madrid.

Al ser un proyecto piloto se inicia desde el segundo ciclo de Educación Infantil (alumnos de 3 a 6 años), para considerar en un futuro la posibilidad de extenderlo a otras etapas. El proyecto integra todas las edades del citado ciclo escolar en el que se encuentran niños con biorritmos muy diferentes. Sin embargo, Bosquescuela plantea respetar el ritmo individual de cada alumno, ofreciendo atender cada circunstancia de la mejor manera posible y desde una escucha atenta y respetuosa. Mediante horarios se establecen momentos al día donde satisfacer las necesidades de pequeños grupos dentro del grupo total, como por ejemplo puede ser el periodo de siesta de los más pequeños.

Metodología de una escuela en la naturaleza

Las escuelas al aire libre ofrecen el contacto directo con la naturaleza para conocer de primera mano tanto los procesos y fenómenos naturales como los seres vivos que intervienen en los mismos. El niño puede construir su propia ciencia poniendo en juego procesos intelectuales y afectivos similares a los que desarrollan los científicos.

Silvia Corchero de la Torre, responsable de comunicación y desarrollo de Bosquescuela, explica que «el juego libre y el contacto con la naturaleza es el pilar para el desarrollo neurocerebral del niño. A través de la experiencia de los sentidos vitales, del tacto, el movimiento y el equilibrio, se favorecen las redes y conexiones internas que beneficiarán la óptima maduración biológica, despertando las ganas de aprender y de explorar, facilitando el desarrollo motriz y activando su imaginación a través del juego.»

Bosquescuela, es un centro homologado y autorizado por la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid. Bruchner explica que «el proceso de homologación ha requerido adaptar la metodología a los requerimientos legales establecidos para el segundo ciclo de educación infantil y que son, en comparación con los de otros países, muchos más exigentes sobre todo en lo que al inicio de la lectoescritura y las matemáticas se refiere.»

Un proyecto educativo abierto a todos

Ya está abierto el periodo de preinscripción para el curso escolar 2015-2016 y Bosquescuela está recibiendo las primeras solicitudes ya que el proyecto ha despertado mucho interés. Cada vez hay más movimientos que apuestan por un cambio en las metodologías educativas actuales y demandan una educación más respetuosa con los niños.

Además la Bosquescuela está preparando campamentos de Semana Santa y verano, abiertos, no sólo a los alumnos prematriculados, sino a cualquier familia que pudiera estar interesada. Una opción perfecta para los niños urbanitas que necesitan mayor contacto con la naturaleza. El objetivo es que los niños y niñas vivan una experiencia inolvidable de tal forma que permanezca en ellos el deseo de volver a encontrarse de nuevo con la naturaleza y todo lo que ésta les puede ofrecer.

Asimismo, esta escuela al aire libre también ofrece formación para que maestros de Educación Primaria e incluso Secundaria  puedan introducir estos métodos en la enseñanza tradicional. Se consigue así que, cada vez más, se refuerce ese contacto tan necesario de los niños, jóvenes y adultos con la naturaleza y la vivencia de experiencias reales en un entorno natural.