La pobreza energética: condenados a vivir en la oscuridad

¿Te imaginas vivir sin electricidad? Un cuarto de la población mundial no tiene ni que imaginárselo, puesto que nunca han tenido acceso a ella. El 95%de esta población está concentrada en África y Asia meridional.

“La pobreza energética todavía condena a miles de millones de personas a la oscuridad, a la pérdida de oportunidades. El desarrollo no es posible sin energía”. Estas son declaraciones de Ban Ki-moon, Secretario General de las Organización de las Naciones Unidas, durante la sesión de apertura de la Cumbre Mundial sobre la Energía del futuro, que marcó el inicio oficial del Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos  2012.

La pobreza energética se puede definir como la falta de acceso a sistemas limpios y eficientes que proporcionan energía. Son “pobres energéticos” aquellas personas que para calentarse o cocinar utilizan la biomasa tradicional (estiércol, leña o carbón vegetal).

Energía para todos

A partir de los datos que público la Agencia Internacional de la Energía en su último informe World Energy Outlook 2011, aún hay 1300 millones de personas que no tienes acceso a la electricidad. El 20 % de la población total.

Las poblaciones de África Subsahariana son las más castigadas por las carencias de electricidad, que afectan al 70 por ciento de sus habitantes, en particular en las zonas rurales. Por ejemplo, los 19,5 millones de habitantes del Estado de Nueva York consumen tanta energía eléctrica como los 791 millones de habitantes de África subsahariana, excluida Sudáfrica, por estar más desarrollada.

Desde la ONU se reconoce que la falta de acceso a la energía no contaminante, asequible y fiable obstaculiza el desarrollo social y económico y constituye un obstáculo importante para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Además reconocen que el acceso a la electricidad y a los servicios energéticos modernos son condiciones básicas para el desarrollo humano y la reducción de la pobreza.

La ONU ha puesto en marcha la iniciativa  «Energy for all”, que pretende lograr tres objetivos importantes para el 2030:
• Garantizar el acceso universal a los servicios energéticos modernos.
• Reducir la intensidad energética mundial en un 40%.
• E Incrementar el uso de la energía renovable a nivel mundial al 30%.

La pobreza energética mata más que la malaria

La contaminación del aire en espacios cerrados debido a la quema de combustibles tradicionales es unos de los principales motivos de enfermedades en las vías respiratorias, que causa la muerte de millones de personas al año.Un estudio realizado por la Universidad de British Columbia, en Canadá, revela que la pobreza energética mata cada año a más gente en todo el mundo que la malaria.

Según Hisham Zerriffi  autor de dicho estudio, “La ausencia de una fuente de energía limpia para cocinar en muchos hogares del mundo está causando enfermedades respiratorias graves y matando alrededor de dos millones de personas cada año. A menudo, son mujeres y niños los que más sufren esta situación”.

Queda claro que lograr el acceso universal a los servicios energéticos modernos para el 2030 no es tarea fácil. Se requieren inversiones de 36.000 millones de dólares anuales y sobre todo que los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil de todo el mundo se involucren realmente con este objetivo para permitir que los más desfavorecidos puedan avanzar gracias al poder de la energía.