El futuro de la educación en la India

Han pasado casi dos años desde la aprobación en la India de la Ley de Educación 2009, la cual reconoce que este es un derecho fundamental para los menores de seis a catorce años. Pero como muestra el análisis publicado recientemente en el Informe Anual sobre educación de la ONG Pratham (ASER 2011) las cosas no van exactamente como se había planificado

Uno de los resultados de la encuesta (con una muestra de 630.000 niños y niñas de 16.000 municipios) muestra que la matrícula en las escuelas privadas sigue creciendo a nivel nacional, pasando de un 18,7% en 2006 a un 25,6% en 2011, lo que implica una disminución de la confianza en la gestión pública del sistema educativo.

De hecho, según datos de 2011 de ASER, el 30-50% de los y las menores de las zonas rurales de Haryana, Uttar Pradesh, Nagaland, Meghalaya, Punjab, Jammu y Cachemira, Rajastán, Uttaranchal, Maharashtra y Andhra Pradesh están matriculados en escuelas privadas.

Educar para salir de la pobreza

Tiempo atrás, las familias más pobres preferían enviar a sus hijos e hijas a trabajar antes que a la escuela. Pero los tiempos y las aspiraciones han cambiado y un número creciente de padres y madres con pocos recursos, apuestan por la educación como el camino para salir de la pobreza.

A pesar de esto, está claro que los padres no confían en la gestión del Estado. Y con razón: según los resultados del Informe ASER 2011, más de la mitad de los estudiantes de 5º no puede leer un texto adecuado para la clase de 2º. De hecho, en muchos estados de la India del Norte, los niveles de lectura de los estudiantes de 5º se han reducido alrededor de un 5% en un año. Además, aunque la matrícula es alta, ha habido un descenso a nivel nacional en la asistencia real a las clases en las escuelas rurales de primaria.

Estas cifras son un ejemplo de porqué más padres prefieren ahorrar y llevar a sus hijos e hijas a escuelas privadas, ya que aunque el itinerario educativo y los métodos de aprendizaje son los mismos, al menos se garantizan unas infraestructuras y la asistencia de los docentes y en muchos casos, la enseñanza en inglés.

Abocados a la enseñanza privada

El desinterés durante años por parte de la administración pública hacia el sistema educativo, ha motivado la proliferación de escuelas privadas para cubrir la demanda de un buen nivel educativo, a cargo de entidades, ONG’s, etc.

Actualmente la Ley define una serie de requisitos que las escuelas privadas han de cumplir antes de 2013 para no hacer frente a su cierre. Por ejemplo, el número de alumnos por profesor, el tamaño del aula y la participación de los padres y las madres.

Estas demandas por parte de la administración pueden implicar que muchas escuelas se vean obligadas a cerrar. El Ministro de Educación de la Unión, Sibal, ha rechazado estas afirmaciones y dijo: «Les hemos dado a las escuelas privadas tres años. Esperamos que esto sea suficiente».

Pero, ¿y si no lo es? Mientras que las escuelas de élite están presentando demandas para ganar tiempo, ¿qué va a pasar con las escuelas que ofrecen educación a las comunidades con menos recursos?