Educación emprendedora desde la infancia

El actual sistema escolar es totalmente anacrónico. Varios expertos critican la deficiencia del sistema educativo mundial, que se creó como solución a las necesidades de una industrialización en la que hacía falta ese tipo de formación estandarizada. Una formación que ya no responde a las necesidades actuales en las que el emprendimiento y la búsqueda del talento particular desde la infancia parecen ser la solución.

No podemos seguir formando cientos de economistas, abogados o periodistas. La diversificación de talentos será fundamental para las nuevas generaciones. Aportar a los niños muchas experiencias distintas les dará la posibilidad de encontrar la vocación más adecuada o, incluso, crear una propia aunando instrucciones distintas.

La mayor parte de los niños trabajarán en empleos que aún ni siquiera existen, pero sí necesitarán creatividad para resolver problemas que aún están por surgir. Así pues, la experimentación les ayudará a desarrollar la creatividadnecesaria para resolver esas dificultades.

Es más importante que nuestros hijos ocupen menos tiempo en las asignaturas que dan en el colegio y aumenten su dedicación a explorar, experimentar y aprender cosas nuevas. Los niños ya no necesitan pasar horas memorizando datos porque los tienen en Internet y el modelo educativo actual ya no sirve, se ha quedado obsoleto.

Críticas al sistema educativo actual

Son varias las voces que se alzan afirmando la deficiencia del sistema educativo mundial. Sir Ken Robinson, educador, conferenciante, escritor británico y experto en asuntos relacionados con la creatividad, la calidad de enseñanza y recursos humanos, afirma que «la creatividad se aprende igual que se aprende a leer». Incluso después de que el sistema nos haya anulado nuestro lado creativo, con mecánicos ejercicios de respuestas cerradas que solo admiten una única posibilidad correcta, la podemos recuperar.

Para el finlandés Matti Hemmi, autor del vídeo viral «¿Te atreves a soñar?», «la clave de la educación está en enseñar a tu hijo a generar opciones». Por su parte, Seth Godin, considerado un autoridad sobre el marketing en internet, es el autor del manifiesto “Deja de robar sueños – ¿Para qué sirve la escuela?”. En sus casi 100 páginas, Godin reflexiona sobre qué falla en la educación y por qué hay tan pocos emprendedores y es tan grande la aversión al riesgo.

La educación emprendedora es la del optimismo

En el mundo infantil, la imaginación hace que todo sea posible y los niños se sienten capaces de todo. Es poco a poco con la educación obsoleta actual en la que no se admite el error y limita la experimentación, que las posibilidades se reducen. Sin embargo, la cultura emprendedora es la cultura del optimismo y de la posibilidad, así que todo niño lleva un pequeño emprendedor dentro que busca probar cosas diferentes y encontrar las oportunidades.

Así pues, con el firme convencimiento de que todos los niños esconden un talento y, cuantas más cosas prueben, más posibilidades tendrán para encontrarlo, Nuria Pérez, publicista y madre de dos niñas, crea el proyecto Teach a Talent. Esta plataforma online pone en contacto voluntarios que tengan una pasión, puede ser una profesión, un oficio o incluso un hobbie, y estén dispuestos a compartirla gratuitamente con niños con ganas de aprender. Gracias a Teach a Talent cualquier niño, desde cualquier lugar del mundo, puede aprender algo nuevo y descubrir qué quiere ser de mayor gratis.

Afortunadamente existen más proyectos con el objetivo de estimular a los niños en el aprendizaje del emprendimiento como por ejemplo “Niños emprendedores”. Se trata de un programa educativo basado en un ejercicio real que se realiza a través de un concurso que ya celebró su cuarta edición. El objetivo es enseñar a niños emprendedores a dar forma a sus ideas e incluso darles la posibilidad de vender sus productos y servicios en un centro comercial.

La transformación del sistema educativo actual hacia un modelo más flexible, abierto y creativo, puede ser muy costosa y larga por los trámites burocráticos que conlleva. Hasta entonces, el trabajo de los padres en ese sentido e iniciativas como Teach a Talent o Niños emprendedores son fundamentales para motivar y estimular a nuestros hijos.