Ciudades de baja energía

¿Cómo será nuestro futuro energético en el 2050? Nueve ciudades europeas, entre las que se encuentra una española, Figueras, ya se lo están imaginado. “Imagine Low Energy Cities” es una iniciativa europea que a través de la acción y el cambio quiere impulsar una nueva cultura energética.

La asociación europea Energy Cities lanzó en el año 2006 la iniciativa IMAGINE. Su objetivo es conseguir un cambio energético más sostenible, capaz de anticiparse a problemas futuros como la subida de los precios de la electricidad, el agotamiento de los recursos fósiles o el cambio climático entre otros.

Este proyecto  trata de inspirar y desarrollar el concepto de “bajo consumo de energía de la ciudad con una alta calidad de vida para todos”. Para ello se ha creado una plataforma multidisciplinaria que involucra y ayuda  a todas las ciudades participantes a asimilar y a poner en práctica mejoras energéticas y urbanísticas.

¿Cómo son las ciudades de baja energía?

“Una ciudad de baja energía puede hacer mucho más de lo que parece para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, hacer frente al cambio climático o al agotamiento de los recursos, de forma que el medioambiente también se beneficie”. Estas son palabras de Gérard Magnin, director ejecutivo de Energy Cities.

Las ciudades de baja energía son ciudades preocupadas por la eficiencia energética, que además, promueven el consumo de energías renovables y el aprovechamiento de los residuos o el transporte sostenible.

Por ejemplo, en estas ciudades la energía provendrá principalmente de fuentes renovables (solar, eólica, geotérmica etc.) o incluso se podrá obtener energía a partir de la basura doméstica.

En “Imagine low Energy Cities” participan nueve ciudades europeas : Munich (Alemania), Lille (Francia), Dobrich (Bulgaria), Milton Keynes (UK), Odense (Dinamarca), Bistrita (Rumania), Modena (Italia), la Universidad de Hafen (Hamburgo) y Figueras (España).

Los participantes en el proyecto plantean treinta propuestas , estructuradas en cinco temas, para que cada ciudad asociada lleve a cabo una iniciativa concreta: dar más capacidad de acción a los actores locales; conocer mejor los recursos y los flujos del territorio; redefinir el sector financiero en general; inventar nuevos sistemas de gobierno local; y crear planes urbanísticos para reducir el consumo de energía.

Figueras participa en el proyecto

La ciudad de Figueras, que forma parte de la ejecutiva de Energy Cities, participa en este proyecto.
Según el concejal de Medio Ambiente, Pedro Giró, «la iniciativa parte de la premisa de que la energía es un aspecto fundamental del funcionamiento de las ciudades y un elemento esencial en la lucha contra el cambio climático. Es por ello que la energía debe dejar de tener un carácter esencialmente técnico y económico, para incidir en la vertiente cultural, ciudadana, territorial y medioambiental». Además, afirma que “sólo de este modo será posible implicar activamente a todos los sectores sociales para iniciar el cambio de paradigma energético”.

Para alcanzar esta meta, el municipio gerundense está desarrollando una serie de talleres y propuestas, que durarán hasta 2014. En ellas intervendrán los distintos sectores sociales. El resultado final será la edición de un manual práctico que servirá de guía para que otras ciudades alcancen un bajo consumo energético.