Agua no potable: un arma mortal

El agua contaminada mata anualmente  a miles de personas. Según un informe de ONU-Agua, el consumo de agua no potable “mata a más personas que cualquier  otra forma de violencia, incluida la guerra”.  Mientras que medio mundo despilfarra este recurso tan esencial para la vida, muchos países no cuentan con agua potable suficiente para las cosas más básicas, con asearse o cocinar.

Lo dijo Nelson Mandela: “La libertad política no existe si los pueblos no tienen acceso al agua”. Y es que a pesar de que el 28 de julio de 2010 la ONU aprobó el acceso al agua potable como un derecho universal, la realidad sigue siendo bastante amarga para muchos millones de personas.

Aguas residuales

Desnutrición, cólera, diarreas, malaria o fiebres son algunas de las enfermedades relacionadas con el consumo de aguas residuales. Más de 1.200 millones de seres humanos carecen de servicio básico de agua y alrededor de 2.700 millones (el 41% de la población mundial) no cuentan con un saneamiento adecuado.

Las cifras que arroja el informe “Sick Water” (Aguas Enfermas) publicado en 2010 por ONU-Agua, organización encargada de coordinar todas las actividades relacionadas con el agua de la ONU, son bastante demoledoras. Cada año mueren más de 3 millones y medio de personas por enfermedades provocadas por el agua contaminada. Una de estas enfermedades es la diarrea, a consecuencia de la cual mueren cada año 1, 8 millones de niños menores de 5 años.

Mientras que en los países desarrollados existen depuradoras que tratan la mayoría del agua de desecho antes de verterla en ríos, lagos o mares, en los países en vías de desarrollo, el 90% de estas aguas se vierten directamente sin depurar. Convirtiéndose así en un veneno mortal para todas aquellas personas que la consumen.

Progresos

Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio es reducir a la mitad, para 2015, la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento.

Según el estudio Progress on Drinking Water and Sanitation 2012 (Progreso sobre el agua potable y saneamiento 2012), publicado conjuntamente por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud,  a finales de 2010 un 89% de la población mundial, 6.100 millones de personas utilizaban fuentes mejoradas de agua potable. El informe destaca que, a pesar de este avance, el mundo está aún lejos de alcanzar la meta de saneamiento de los Objetivos del Milenio, y es improbable que lo haga para el año 2015.

Casi el 40% de todas las personas en el mundo que no tienen acceso al agua potable, viven en África Subsahariana. En las zonas rurales de los países más pobres, 97 de cada 100 personas no tienen agua canalizada y el 14% de la población bebe agua de la superficie, como por ejemplo de los ríos, estanques o lagos.

No olvidemos que aunque el agua es el líquido más abundante del planeta, solo el 2,53% del total es agua dulce, es resto es salada. Debemos ser más conscientes del agua que consumimos y usarla con una mayor precaución. Beber un simple vaso de agua no supone un esfuerzo para nosotros, pero en algunas regiones de África y Asia sí, ya que muchas mujeres y niñas tienen que caminar hasta 6 kilómetros diarios para colectar algo de agua.